Reinicia Tu Cerebro En Pocos Segundos

Muchas veces el cuerpo está cansado un lunes después de un fin de semana de descanso, creo que a todos nos ha pasado. Sientes que las ideas no fluyen, y ya quieres regresar a casa para dormir un rato. Esto no es normal.

El cambio es algo con lo que todos lidian, ya sea patear un mal hábito, crear ideas nuevas y originales, cambiar el enfoque empresarial, cambiar comportamientos, cambiar la cultura de la empresa o intentar cambiar el mundo.

Ciertamente, la capacidad de crear o administrar cambios es un tema clave para todos, sea en una empresas o en casa. La pregunta, por supuesto, es ¿cómo? La respuesta comienza con reconocer que el cambio en cualquier nivel requiere al menos una dosis de refresco y restablecimiento del cerebro.

La buena noticia es que la neurociencia ahora confirma que puede hacerlo de manera efectiva y sostenible con unos pocos pasos comprobados que se centran en el pensamiento, porque cuando cambia la forma en que piensa, en realidad (químicamente) cambia las conexiones en su cerebro.

4 pasos científicamente probados para romper incluso tu peor hábito

El método se centra en un enfoque de pensamiento consciente e implica cuatro pasos básicos que dan como resultado un restablecimiento del cerebro y un cambio de comportamiento.

1 – Reetiquetar

El primer paso es volver a etiquetar un pensamiento, sentimiento o comportamiento dado como otra cosa. Un pensamiento no deseado podría ser reetiquetado “mensaje falso” o “falla en el cerebro”.

Esto equivale a entrenarse para reconocer e identificar claramente lo que es real y lo que no, negándose a ser engañados por sus propios pensamientos.

2 – Retribuir o Retribución

Atribuir algo de una manera nueva o diferente. El segundo paso responde a la pregunta: “¿Por qué estos pensamientos regresan?” La respuesta es que el cerebro está fallando, atascado, creando ruido mental y enviando mensajes falsos.

En otras palabras, si entiendes por qué tienes esos viejos pensamientos, eventualmente podrás decir: “Oh, eso es solo una falla en el cerebro”. Eso plantea la siguiente pregunta natural: ¿Qué puedes hacer al respecto?

3 – Reenfoque

El tercer paso es donde está el trabajo más difícil, porque es donde realmente cambia el comportamiento. Tienes que hacer otro comportamiento en lugar del anterior. Habiendo reconocido el problema por lo que es y por qué está ocurriendo, ahora tienes que reemplazar la vieja conducta con cosas nuevas que hacer: cosas positivas, deseables, cosas que disfruta hacer y que puede hacer constantemente en todo momento.

Aquí es donde ocurre el cambio en la química cerebral, porque estás creando nuevos patrones, nuevas mentalidades. Tu mente ahora es la que está a cargo de su cerebro.

Básicamente, es como cambiar las marchas de tu automóvil manualmente: su transmisión automática no funciona, por lo que tienes que anularla manualmente. Cuanto más lo hagas, más suave se volverá el cambio, eventualmente restaurando toda la caja de cambios. Como la mayoría de las otras cosas, cuanto más practicas, más fácil y natural se vuelve.

4 – Revalorizar

Todo se junta en el cuarto paso, que es el resultado natural de los tres primeros. Con una forma consistente de reemplazar el comportamiento antiguo con el nuevo, empiezas a ver los patrones antiguos como simples distracciones. Finalmente, los viejos pensamientos comienzan a desvanecerse en intensidad, el cerebro funciona mejor y ya no sientes el tirón de ese molesto hábito.

Si estos cuatro pasos son efectivos para volver a cablear y restablecer el cerebro de un paciente con Trastorno Obsesivo Compulsivo, piensa qué pueden hacer para ayudarte a liderar cualquier cambio o ganar cualquier desafío que puedas enfrentar.

Si te gustó, no olvides compartirlo con tus amigos, para que cuides tu salud y la de tu familia, y te mantengas sano y saludable con nuestros consejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *