¿Te Gusta La Pasta? Te Diré Cómo Debes Comerla Sin La Preocupación De Engordar

SUSCRIBETE A Nuestro Canal De Youtube!

La pasta tiene una mala reputación porque se considera un alimento con carbohidratos, que mucha gente cree que conduce al aumento de peso. Comer demasiado de cualquier tipo de alimento puede llevar a un aumento de peso, y la Asociación Nacional de Pasta observa que incluir los tipos correctos de pasta en su dieta puede beneficiar su salud de muchas maneras.

La moderación es la clave, y una vez que sepa más sobre los nutrientes que contiene la pasta, puede agregarla a su dieta sin preocuparse por su peso. Muchas personas ven los carbohidratos como enemigos para ganar peso, pero elegir el tipo correcto de carbohidratos puede ayudarlo a perder peso llenándolo y previniendo el hambre. La pasta es naturalmente libre de colesterol y también es muy baja en sodio. 

La pasta es una buena fuente de carbohidratos complejos, que liberan energía lentamente, por lo que puede comer menos a la larga. Los carbohidratos en la pasta también le proporcionan a su cuerpo glucosa. La glucosa es necesaria para proporcionar combustible a tu cerebro y tus músculos. Las pastas integrales proporcionarán más de estos beneficios que las pastas hechas con harina blanca.

¿Cuántos platillos que te gustan te dicen que no puedes comer porque estás a dieta? Posiblemente son muchos. En mi caso, una de las cosas que la nutricionista me dijo que debía limitar es la pasta, y te he de decir que es de mis comidas favoritas. Entonces comencé a investigar cómo poder comer este platillo, de una manera que no perjudique mi objetivo de bajar de peso.

Manera correcta de cocinar la Pasta

1. Agua, agua … y sal

Un litro de agua por 100 gramos de pasta y una olla con un borde alto: eso es todo lo que necesitas para hacer que tu pasta sea un éxito. Llena la olla a tres cuartas partes de su capacidad para evitar el desbordamiento durante la cocción; tu pasta podrá inflarse libremente sin arriesgarse a aglutinar. Si estás cocinando lasaña, planea agregar más agua porque necesitan más espacio para evitar quedarse pegada.

Has hervir el agua y luego agrega la sal (10 a 15 mililitros por litro de agua). Vierte la pasta y revuelve inmediatamente. En el caso de pasta larga, sumergelas mientras se ablandan y sepáralas con un tenedor. Otro consejo: asegúrate de que la pasta se esté cocinando a fuego alto y destapada.

2. Ni una gota de aceite

Nunca pongas aceite en el agua de cocción, ya que la grasa impide que la salsa cubra bien la pasta. La única excepción: lasaña. El aceite evita que se peguen entre sí.

3. Revuelve bien

Es necesario remover la pasta de vez en cuando con una cuchara de madera para evitar que se pegue, y que el agua de cocción no desborde el caldero.

4. El buen tiempo de cocción

Dado que el tiempo de cocción varía según la forma y el tipo de pasta, sigue las instrucciones del empaque. Comienza el cálculo del tiempo de cocción desde el momento en que el agua hierve nuevamente.

La forma correcta de comer la pasta

1. Elije pasta integral

Todos los tipos de pasta proporcionan algo de fibra, pero las variedades de trigo integral están llenas de este importante nutriente. Necesitas fibra para una digestión adecuada y para promover la salud de tu corazón y tus vasos sanguíneos.

La Asociación Nacional de Pastas informa que una taza de pasta de trigo integral puede suministrar hasta el 25 por ciento de la fibra que necesita cada día. La pasta blanca proporciona mucho menos, por lo que elegir pasta de trigo integral es una forma de maximizar la nutrición que ofrece la pasta.

2. Acompaña con verduras

Agrega una porción del tamaño de un puño de champiñones salteados, calabacín, tomates y aceitunas. Prueba esta pasta con vegetales de jardín tostados y cocine al vapor las verduras. Otra opción es poner trozos de tomate (jitomate) y albahaca. No necesitas nada más para enriquecer este plato.

3. Debe ser al Dente

Según los científicos, el agua caliente descompone los enlaces moleculares del almidón, lo que facilita que el cuerpo convierta los carbohidratos en combustible, algo que no es bueno. A su vez, el azúcar en la sangre aumenta, dejándote hambriento unas horas después de comer. La pasta Al dente, por otro lado, mantiene los niveles de glucosa estables, lo que evita las caídas de energía en la dieta.

4. Sólo un poco de queso

Algunas recetas de pasta te dicen que mezcles el queso directamente en la pasta junto con la salsa. No hagas eso. La mayor parte del queso que se agrega antes del proceso de cocción probablemente se disolverá en las profundidades del plato y se volverá casi invisible. Como resultado, es probable que termines agregando aún más a tu porción.

Para sanar tu cena, solo espolvorea el queso encima de la pasta una vez que esté en tu plato. Esto garantiza que obtendrá un poco de queso en cada bocado sin consumir calorías de queso “invisibles” adicionales en el camino. Además de reducir las calorías que ensanchan la cintura, esta táctica elimina una parte justa de la grasa que obstruye las arterias, sin alterar drásticamente el sabor.

5. No uses proteína animal

A todos nos encantan los platos deliciosos como los espaguetis a la carbonara y los toppers abundantes como la salsa de carne, pero no son exactamente aptos para la cintura.

Los carbohidratos como la pasta, no son buena combinación con las carnes a nivel digestivo. Si sólo usas los consejos anteriores, esto ayuda a eliminar el exceso de grasa que se adhiere a tu comida, lo que te ayudará a ahorrar tiempo en el gimnasio quemando su comida.

6. Prepara una buena salsa casera

Hablando de salsa, muchas de las variedades enlatadas están llenas de exceso de calorías, montones de sal y cubos de azúcar añadida, no es lo que deseas en tu plato cuando buscas adelgazar. Hacer tu propio adorno de pasta simple (combinando tomates frescos, ajo, aceite de oliva, albahaca y pimienta negra sobre una sartén caliente) es ideal.

Lo que realmente está PROHIBIDO al comer Pasta

1. Comer de noche

En la noche, a eso de las 6 de la tarde en adelante, el metabolismo es más lento. Además, es darle a tu organismo nutrientes que no va a utilizar en la noche, pues es hora de ir a descansar. Entonces lo que hará tu cuerpo es hacer reservas de grasa y azúcar, lo que te hará subir de peso.

2. No añadas lácteos

La pasta con los lácteos se hace más dificil de digerir, lo que le hará un gran daño a tu sistema digestivo y aumenta tu peso. Lo único que se te permite usar es una cucharada de queso rallado bajo en grasa por porción.

3. Nada de carbohidratos adicionales

S ya dijimos que la pasta es carbohidrato, ya no necesitas añadir más. Por ejemplo las famosas tortillas de México, o el arroz del “corrientazo” con espagueti en Colombia. La pasta con vegetales es suficiente para disfrutar a la comida o almuerzo.

Así que, si sigues estos consejos, podrás disfrutar de un delicioso plato de pasta, y así no tener miedo de engordar. Recuerda, tu porción es máximo 100 gramos o lo que quepa en la palma de tu mano.

Si te gustó, no olvides compartirlo con tus amigos, para que cuides tu salud y la de tu familia, y te mantengas sano y saludable con nuestros consejos.